El pasado 25 de noviembre la provincia de Málaga conseguía ocho estrellas Michelín repartidas entre siete restaurantes, cuatro de ellos ubicados en la localidad de Marbella. No en vano, Marbella es una de las ciudades que cuenta con más restaurantes de lujo de nuestro país. Muchos de ellos famosos en todo el mundo. Establecimientos en los que comer se convierte en una experiencia única e inolvidable, donde cada bocado supone una explosión de sabores para el paladar que no dejan indiferente a nadie. Una ciudad que ya atesora cinco estrellas Michelín y que se ha convertido en un olimpo culinario a nivel nacional.

Dani García repite este año con dos estrellas en su restaurante ubicado en el Hotel Puente Romano. El restaurante de Dani García es la joya de todos los establecimientos del cocinero andaluz. Cuenta con capacidad para 50 comensales, atendidos por un número casi idéntico entre personal de sala y cocina. Un restaurante al que muchos turistas peregrinan como a un santuario para deleitarse con las propuestas más vanguardistas del chef. Platos con raíces andaluzas, pero con sabores novedosos que maneja con impresionante desenvoltura y equilibrio entre las composiciones. El lugar perfecto para una cena romántica en pareja.

El Chef Diego del Río se lleva también una estrella para El Lago de Marbella. Este chef realizó sus estudios de Jefe de Cocina en el Hotel Escuela Bellamar y en la prestigiosa escuela Le Cordon Bleu de París. Después de varios años trabajando en diversos restaurantes de París y Londres, vuelve a Marbella para formar parte del equipo de El Lago, convirtiéndose en jefe de cocina en 2008. El restaurante, situado frente al precioso lago del campo de golf, combina una carta andaluza con toques vanguardistas y una amplia bodega.

Jaume Puigdengolas mantiene también este reconocimiento por su deliciosa creatividad en el restaurante marbellí Skina. Una cocina con mucha personalidad, arraigada en el producto, pero con bases tradicionales. Con un esfuerzo constante por crear siempre nuevos platos inspirados en las hazañas y vivencias personales del chef en otros países y cocinas. Platos que buscan el deleite en el sabor y la perfección sensorial del gusto, elaborados siempre con productos de primera calidad. Una exquisita mezcla de contrastes que recupera los sabores de la cocina andaluza de toda la vida y los combina con toques de vanguardia y modernismo.

Pero además de estos veteranos establecimientos, se suma a la nómina marbellí de alta cocina Mauricio Giovanni de Messina. Es la primera vez que un argentino ostenta la mención más destacada del mundo de la gastronomía mundial. Este prestigioso cocinero de 45 años reside desde hace 10 años en Marbella, donde pudo cumplir su sueño gastronómico, Messina, en honor a la ciudad donde nacieron sus abuelos. Este establecimiento ofrece una cocina con una identidad muy marcada que destaca por la creatividad de sus platos. Planteando composiciones armónicas, elegantes, poco usuales y salpicadas de chispazos ácidos y picantes que confieren complejidad sus platos. Además de ofrecer una amplia carta de vinos de primera categoría. Un punto obligado para todos aquellos que visiten la ciudad de Marbella.