Marbella es un destino privilegiado para ir de vacaciones. Una ciudad con 320 días de sol al año que permiten disfrutar tanto de la playa como de la práctica de deportes y otras actividades al aire libre que no solamente puedan realizarse en verano, sino también en invierno. Tanto para niños como para adultos, para viajes familiares o con amigos. Y es que en esta ciudad nunca hay tiempo para aburrirse. Por eso, si estás pensando en pasar unas vacaciones en Marbella, hoy te traemos algunas de las cosas que puedes hacer durante tu estancia.

  1. Jugar al golf

Marbella es conocida a nivel internacional por la calidad de sus campos de golf y por poder disfrutar de ellos prácticamente todo el año. Solamente en la zona de influencia de la ciudad es posible disfrutar de 10 campos de golf de alta calidad, algunos tan reconocidos como el Golf Río Real (a sólo 5 minutos del centro urbano) o el Aloha Golf Club. Los dos diseñados por el mejor diseñador de campos de golf de nuestro país, Javier Arana.

  1. Disfrutar de la playa y del paseo marítimo

Si planificas tus vacaciones en Marbella en verano, es evidente que no puedes dejar de disfrutar de sus playas. Pero si vas en invierno, también podrás darte el placer de pasear por el paseo marítimo, que cuenta con más de 10 km que van desde la propia ciudad hasta Puerto Banús, el puerto deportivo más famoso y con más estilo de toda Europa. Además, si quieres darle un toque divertido al paseo, puedes hacerlo en bicicleta o en patines.

  1. Ir de compras

Marbella ofrece al turista tres grandes zonas de compras: el casco antiguo, Puerto Banús y la Cañada. En el casco antiguo pueden encontrarse numerosas tiendas salpicadas entre sus blancas y estrechas calles decoradas con flores. Puerto Banús es la zona de mayor glamour, con tiendas de grandes diseñadores repartidas por todo el puerto deportivo. Y La Cañada es un moderno centro comercial que en 2003 fue elegido como el mejor centro comercial de España.

  1. Gastronomía

Otro de los puntos fuertes de unas vacaciones en Marbella es, sin duda, la oferta gastronómica de la ciudad. Un universo de restaurantes con comida de todo tipo y donde la mayor parte de los establecimientos abren todo el año. Cuando el clima acompaña, es posible disfrutar de los tradicionales chiringuitos con vistas al mar. Pero por la noche, te recomendamos que te pierdas por la Plaza de los Naranjos, ubicada en el centro de la ciudad vieja, donde es posible hacer una ruta de tapas por sus numerosos restaurantes. Y si buscas alta cocina, nada mejor que Puerto Banús, donde encontrarás establecimientos de grandes chefs.

  1. Excursiones cercanas

La ubicación privilegiada de la que goza Marbella convierte a la ciudad también en un destino ideal de la Costa del Sol para visitar lugares cercanos a menos de una hora. Es el caso por ejemplo de ciudades como Ronda o Málaga. Además de ciudades como Granada o Sevilla que se encuentran a tres horas en coche aproximadamente y que vale la pena visitar solamente por admirar la belleza de su patrimonio histórico-artístico.